18 mayo, 2017

Laboratorio con tecnología de punta se integra a proceso humanitario para liberar tierras de minas.

Organizaciones colombianas compartieron experiencias en ciencia, tecnología, investigación y desarrollo.

La semana anterior se llevó una semana enfocada a dar a conocer procesos de en innovación, investigación y desarrollo que han sido desarrollados por organizaciones colombianas y han sido exitosos en su implementación.

Hubo talleres en creatividad, casos y conferencias, proyectos de los estudiantes, historias de innovación social y un tour de innovación. Este último les permitió a los empresarios identificar dónde realizan los estudiantes sus proyectos de innovación, con miras a resolver problemas de la industria, en temas como biomédica, ciencias, tecnologías en comunicación, como big data, analitics, imágenes en 3D, nanotecnología y otras más.

Hubo un laboratorio que llamó la atención a los empresarios y fue la cámara anecoica. Allí se miden las radiofrecuencias de antenas y equipos, para determinar que no emitan señales que perturben a sus vecinos y que tengan cierta resistencia para soportar las que estos emiten.

La experiencia es impactante, porque al entrar a la cámara se vivencia lo que es realmente el silencio y lo que significa aislarse del mundanal ruido. La sensación es bastante crítica después de un rato, y uno comienza a extrañar el ruido como parte de su vida.

En este laboratorio, Indumil, empresa del Estado dedicada a la industria militar, desarrolla un proyecto relacionado con las minas anti personas.  Estas, herencia de la guerrilla, son gran riesgo para la población civil de las zonas donde están plantadas. El correspondiente desminado también requiere un trabajo de alto riesgo y de mucho impacto social.

El proyecto creó un dispositivo que funciona como un radar de penetración de suelos, que a través de una antena emite sonidos; al detectar la mina, el sonido rebota informando la posición de esta, sin arriesgar la vida de una persona.  La cámara anecoica, por su capacidad para aislar el ruido, permitió diseñar la antena-radar con alto nivel de sensibilidad, a tal punto que a pesar de los ruidos normales y las barreras físicas, le permite ser muy eficiente en su búsqueda. Un laboratorio con tecnología de punta se integra a un proceso humanitario para liberar tierras de minas anti personas y lograr que la comunidad las use.

Fuente: Jorge Hernández, director Innovandes-Colciencias.